A  L .·. G .·. D .·. G .·. A .·. D .·. U .·.

Método Masónico

Respetable Logia Ma´at Nro.11

 

La Respetable Logia Ma´at Nº 11 trabaja bajo el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, dicho ritual se estructura bajo 33 grados, de los cuales, los 3 primeros grados son Aprendiz, Compañero y Maestro y dependen de la Gran Logia Simbólica, el resto de grados, del 4 al 33 dependen del Gran Consejo Supremo.

 

Para el profano, para el que está fuera de la Francmasonería, el lenguaje simbólico permanece incomprensible y hasta le puede parecer trivial. Pero el sistema simbólico es, de hecho, una herramienta muy potente para provocar la búsqueda del conocimiento de uno mismo y del mundo.

El sistema simbólico masónico se ha formado a lo largo de los tiempos y emprunte sus principales elementos de las herramientas, los instrumentos y los conceptos que usaban los maestros de obras y canteros antiguos (y, en buena parte, también los actuales) para a su trabajo constructivo. De hecho, el sistema simbólico Francmasónica constituye una vasta metáfora del arte constructiva aplicada a la autoconstrucción de cada persona y de toda la Humanidad.

El Simbolismo de la Francmasonería moderna consiste en que los masones representan la vez el obrero y el material sobre el que este obrero trabaja. Se habla de la construcción del Templo de la Humanidad con las piedras que son los masones y masonas. Estos llegan a la lonja como una piedra basta y el trabajo consiste en desbastar sus bordes malformados y confusos y pulir su superficie hasta llegar a hacer una piedra cúbica, que es la perfección, es decir, la ideal hacia el cual debe tender aunque sepamos que nunca lo lograremos del todo.

Este trabajo simbólico se hace en tres etapas o grados fundamentales: como aprendiz, como compañero y como maestro masón.

 

Fuente: Gran Orient de Catalunya

 

LA MASONERÍA ES UNA INSTITUCIÓN ESENCIALMENTE FILOSÓFICA, FILANTRÓPICA Y PROGRESISTA.

 
Constructores Medievales, los antecedentes fundacionales de la Masonería

«La Francmasonería es una institución esencialmente filosófica, filatrópica y progresista. La Masonería no está afiliada ni puede afiliarse a ninguna religión determinada. La Masonería se erige en defensora del progreso de la humanidad, y se manifiesta acérrima enemiga de la ignorancia, el fanatismo y la codicia.»

Es Filosófica

Porque orienta al hombre hacia la investigación racional de la leyes de la Naturaleza; invita al esfuerzo del pensamiento que va desde la simbólica representación geométrica hacia la abstracción metafísica; busca la reflexión filosófica , la penetración del sentido espiritual del movimiento de la Historia; contempla en cada tiempo histórico las nuevas inspiraciones doctrinarias y asimila, de cada sistema filosófico, lo que pueda significar el aporte al patrimonio de la Verdad abstracta, más allá del tiempo y del espacio.

Es Filantrópica

Porque practica el altruismo, desea el bienestar de todos los seres humanos y no está inspirada en la búsqueda de lucros personales de ninguna clase. Sus esfuerzos y sus recursos están dedicados al progreso y felicidad de la especie humana, sin distinción de nacionalidad, razas, sexo ni religión, para lo cual tiende a la elevación de los espíritus y a la tranquilidad de las conciencias, algunos apóstoles de la Orden han expresado en frases sintéticas el espíritu ecuménico que anima a la Masonería: “Toda la especie humana es una sola familia dispersa sobre la faz de la tierra; todos los pueblos son hermanos, y deben amarse unos a otros como tales. “Desdichados los impíos que buscan una gloria cruel en la sangre de su hermano!” (Ramsey, 1725).

Es Progresista

Porque enseña y practica la solidaridad humana y la absoluta libertad de conciencia. La Masonería tiene por objeto la búsqueda de la Verdad, desechando el fanatismo y abordando sin prejuicios todas las nuevas aportaciones de la invención humana; estudia la moral universal y cultiva las ciencias y las artes y no pone obstáculo alguno en la investigación de la Verdad.

Valiéndose de una tradición iniciática compuesta por símbolos y alegorías, el lenguaje masónico trata de operar en lo profundo de la conciencia para sacar a la luz aquellos arquetipos que distinguen a los hombres cabales. De esta forma la Masonería se erige en defensora del progreso de la humanidad, y se manifiesta acérrima enemiga de la ignorancia, el fanatismo y la codicia.

La Masonería no está afiliada ni puede afiliarse a ninguna religión determinada. Elevándose sobre toda clase de discusiones, ofrece a los amantes de la Verdad el terreno más apropiado para la inteligencia mutua y la unión fraternal.

No reconoce en la investigación científica ninguna autoridad superior a la Razón Humana y rechaza, por tanto, las verdades reveladas que aceptan las religiones positivas.