A  L .·. G .·. D .·. G .·. A .·. D .·. U .·.

La Francmasonería ...
¿Quiénes Somos?

«Herramientas utilizadas por los masones operativos.»

Somos ciertamente una antigua Orden, pero conformada por personas humanas que siempre estarán en su Época, en su Tiempo y en su Momento, cumpliendo como humildes Obreros, la labor de alcanzar la Felicidad de la Humanidad.

Esa actualización, solo se da por un Trabajo constante, donde incuestionablemente, la enseñanza de la Moral hace posible, que abramos las puertas a la investigación de la Verdad, perfeccionándonos en el Arte Supremo del Pensamiento. Es decir, el Arte Real, a través del Conocimiento basado en la exactitud, ayudado por el trabajo y siendo efectivo por la Perseverancia, con la segura intención de vencer todas las dificultades, extingue la oscuridad que nos da la ignorancia y distribuye Felicidad en el Camino de la Vida.

La Masonería o Francmasonería es una institución iniciática, filosófica y filantrópica que trabaja por el progreso moral, intelectual y material de la Humanidad que propone una ruta simbólica. 

Los tres pilares de la Masonería son: libertad, igualdad y fraternidad.

Una finalidad

El progreso intelectual y moral de la Humanidad mediante el autoperfeccionamiento de cada persona.

Un método de trabajo intelectual

Llamado Simbolismo, estructurado a lo largo de los tiempos.

Un método de relación interpersonal

Basado en el Rito, también formado a lo largo de los tiempos.

Una ética

Que se encierra en la famosa divisa masónica: LIBERTAD, IGUALDAD, FRATERNIDAD.

La Francmasonería es una institución universal, esparcida por todo el mundo, esencialmente ética, filosófica e iniciática, cuya estructura fundamental está constituida por un sistema educativo, tradicional y simbólico. Se fundamenta en la práctica de la fraternidad y constituye un centro de unión para las personas de espíritu libre de todas las razas, todas las nacionalidades y todas las creencias.

“Masoneria es la ciencia de la vida en una sociedad de hombres, como signos, símbolos y ceremonias, que tienen por base un sistema de moralidad y por propósito el perfeccionamiento y dicha del individuo y de la humanidad”

G. F. Moore

Como institución docente, tiene por objeto el perfeccionamiento de la persona en el medio donde vive y convive, y de toda la Humanidad. Promueve entre sus miembros la búsqueda constante de la verdad, el conocimiento de uno mismo y de la naturaleza humana a fin de alcanzar la fraternidad universal del género humano. Por medio de sus miembros, proyecta sobre la sociedad humana la acción bienhechora de los valores y los ideales que sostiene.

No es una secta ni es un partido. Dentro de las logias no se profesa ningún culto ni se propaga ninguna verdad revelada. La enseñanza masónica no se fundamenta nada en la metafísica y arranca del principio de que no existen verdades absolutas. Al contrario, en los palcos se exalta la virtud de la tolerancia y se rechaza toda afirmación dogmática y todo fanatismo. La Francmasonería aleja de sus palcos las discusiones de política partidista y de cualquier sectarismo religioso.

La Francmasonería, pues, no impone a sus miembros ninguna creencia metafísica. Se esfuerza, al contrario, a desarrollar el espíritu crítico y el libre albedrío. La libertad absoluta de conciencia y de pensamiento es la regla dentro de la logia, de modo que se afirma el precepto un masón libre en una logia libre. Nunca un masón auténtico renuncia a ninguno de sus derechos ni a ninguna de sus convicciones.

Esta libertad de conciencia intransigente se encuentra ligada sin embargo con la tolerancia mutua que permite toda confrontación de ideas dentro del respeto de las opiniones de cada uno. No se trata aquí sólo de una regla de funcionamiento. Para el masón o masona la tolerancia implica asumir y respetar sus hermanos tal como son, incluyendo las divergencias de opinión.

La Francmasonería sostiene los postulados de la libertad, la igualdad y la fraternidad y, en consecuencia, propugna la justicia social y combate los privilegios y la intolerancia, pero sin elaborar ni definir ninguna fórmula concreta para curar estos grandes males de la Humanidad. Esto lo deja a la conciencia ya la actuación de cada masón en la sociedad.

La Francmasonería no es tampoco una sociedad secreta. Sus cargos responsables y sus direcciones son de conocimiento público. Mantiene ciertas reservas, como lo hacen muchas otras instituciones.

Esta reserva obedece sobre todo a los requerimientos del mismo método masónico, que pide dejar por un momento el ruido y ruido del mundo y entrar en un clima de serenidad y tranquilidad interior y colectiva donde el tiempo y el espacio adquieren otras dimensiones en función de otros parámetros.

 

Fuente: Gran Orient de Catalunya

 

A  L .·. G .·. D .·. G .·. A .·. D .·. U .·.

Conferencia del Gran Maestro del G.·.O.·.C.·. en Figueres

«Gran Maestro del Gran Orient de Catalunya, Ernest Ruiz.»

El sábado día 19 de marzo de 2016 a mediodía, en el Casino Menestral Figuerenc de Figueras, el Gran Maestro del Gran Orient de Catalunya, Ernest Ruiz, dictó una conferencia con el título: "Que es y que no es la Masonería" .

La Francmasonería es una confraternidad de hombres y mujeres que tiene como principios el progreso intelectual y moral de las personas mediante un trabajo individual y riguroso. Con Simbolismo y el Ritual masónico como método y el entorno iniciático apoyado con el desarrollo de una ética para con el prójimo que queda reunida en un solo todo con la divisa masónica: Libertad, Igualdad, Fraternidad . Se asienta en la práctica de la fraternidad y conforma un centro de unión para las personas de espíritu libre de todas las razas, nacionalidades y creencias.

La Francmasonería ha sufrido un montón y haz de vicisitudes y persecuciones a lo largo de los siglos. La intolerancia y los regímenes dictatoriales, tanto de derechas como de izquierdas, nos han perseguido, encarcelado y diezmado y nos han difamado colgando hacernos una serie de tópicos y racimos de infamia que aún hoy día son pan del día a día.

La Francmasonería, no es una secta, ni una religión, ni una serie de lobbies políticos, ni un movimiento anticlerical. Los principios masónicos se basan con la búsqueda constante de la Verdad y un trabajo constante para el conocimiento de uno mismo y de la naturaleza de todas las cosas a fin de alcanzar la fraternidad universal del género humano.

La enseñanza masónica no se fundamenta nada en la metafísica y pone en marcha su tarea desde el principio que no existen verdades absolutas. Por el contrario, en las Logias se ensalza la virtud de la Tolerancia y se rechaza toda afirmación dogmática y todo fanatismo. La Francmasonería aleja de sus Logias las discusiones de política partidista y de cualquier sectarismo religioso. Para los masones, la libertad de conciencia intransigente se encuentra ligada sin embargo con la tolerancia mutua que permite un amplio abanico de confrontación de ideas dentro del respeto de las opiniones de cada uno.Por lo tanto, tolerancia y respeto son dos principios básicos que todo masón debe construir en su propia construcción personal. No se trata aquí sólo de una regla de funcionamiento. Para el masón o masona la tolerancia implica asumir y respetar sus hermanos tal como son, incluyendo las divergencias de opinión.

En ninguna manera la Masonería es un grupo elitista donde sólo están invitadas personas con un cierto estatus social. Al contrario. La Francmasonería es abierta a toda persona, tenga la condición económica que tenga, siempre y cuando entienda que hay unos compromisos económicos a contraer como ocurre en cualquier sociedad profana. El Francmasón debe ser Libre y de Buenas Costumbres.En cualquier caso la Francmasonería sólo es elitista en el sentido intelectual y moral, ya que como se ha dicho es lo que se persigue una vez se ha ingresado en la orden.

La Francmasonería, en definitiva, sólo ofrece todo lo que un mismo aporta. Pero es agradecida, retorna a los masones y masonas con creces todo lo que se le entrega con dedicación, trabajo intelectual y filantropía. Es precisamente la unión de todos estos esfuerzos diversos, venidos de diversas realidades, la que le dan una grandeza que la hacen incomparable a cualquier otro sistema dedicado al perfeccionamiento humano.