A  L .·. G .·. D .·. G .·. A .·. D .·. U .·.

La Masonería Operativa

Masonería Operativa

«La Masonería Operativa.»

La Francmasonería moderna procede de los gremios de constructores y albañiles medievales, denominados masones, que disponían de lugares de reunión y cobijo, denominados logias.

La edificación de las obras de arquitectura duraba largos periodos de tiempo, los albañiles, maestros de obra y artistas debían convivir y se establecían estrechos vínculos entre ellos. Estos gremios adoptaron ceremonias y rigurosos procesos de admisión y selección para proteger sus técnicas y conocimientos de albañilería y construcción, así como la creación de reglamentos para organizar la vida de la logia. Todos los miembros estaban obligados a respetar las reglas y a tener una conducta irreprochable. Disponían también de una división jerárquica en aprendices, compañeros y maestros.

Una de las leyendas más importantes de la francmasonería atribuye a Hiram Abif, mítico arquitecto del Templo de Salomón en Jerusalén, el origen mítico de la orden masónica. Algunos textos retrotraen el origen de la masonería a épocas de aún mayor antigüedad, y llegan a considerar como fundadores a distintas figuras bíblicas, como Tubalcaín, Moisés, Noé o el mismísimo Adán. 

De la antigüedad de la sociedad hablaría el que las citas del Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento sobre: 'Los arquitectos', pudiesen referirse a algunas personas relacionadas con este grupo iniciático. Más realistas, pero todavía en el ámbito de lo mítico o de lo pseudohistórico, diversos autores han atribuido este origen a los constructores de las pirámides en el antiguo Egipto, a los Collegia Fabrorum romanos, a la orden de los templarios, la de los Rosacruces o a los humanistas del Renacimaterra dio a estas corporaciones en el año 926, denominado Constituciones de York.

Este manuscrito se perdió en el siglo XV y fue reescrito de memoria por los que lo conocían. Por este motivo, su origen más plausible lo encontramos en la Carta o Estatutos de Bolonia, redactado en 1248, son el documento masónico original más antiguo que se conoce. Trata de aspectos jurídicos, administrativos y de usos y costumbres del gremio. Le siguen en antigüedad otros documentos, como el Poema Regius o Manuscrito Halliwell (1390), el Manuscrito Cooke (1410), el Manuscrito de Estrasburgo (1459), los Estatutos de Ratisbona (1459), los de Schaw (1598), el Manuscrito Iñigo Jones (1607), los de Absolion (1668) y el Sloane (1700). Todos estos manuscritos se refieren a la masonería «operativa» o gremial, de la que especifican sobre todo las reglas del «oficio», y los historiadores suelen referirse a ellas en un sentido genérico como «constituciones góticas».

 

 

A  L .·. G .·. D .·. G .·. A .·. D .·. U .·.

La Masonería Especulativa

Masonería Especulativa

«La Masonería Especulativa.»

A finales del siglo XVI , los gremios de constructores que habían perdido parte de su trabajo por la llegada del Renacimiento, quisieron conservar su organización, ya que la fraternidad no sólo les ofrecía seguridad en el empleo sino un estatus en la sociedad. Por este motivo comenzaron a aceptar miembros honorarios, personas influyentes con un determinado nivel económico e influyentes que les servían de tutela y protección. Las logias ya no sólo se componían de constructores y comenzaron a identificarse como Fraternidades de Masones Libres y Aceptados.

En Escocia e Inglaterra es donde se dio el paso definitivo a la Masonería Especulativa en la que la construcción ya sería sólo simbólica. El masón comenzó a trabajar en sí mismo como parte integrante de un Todo universal, en busca del Conocimiento que le permita perfeccionarse como ser humano, contribuyendo con ello al progreso moral y material de la Humanidad.

La fraternidad fue evolucionando con el paso del tiempo y se convirtió en el destino de muchos intelectuales. Todas las Grandes Logias que fueron surgiendo a partir de entonces se otorgaron asimismo sus propios textos constitucionales, desarrollados mediante Reglamentos.

En el siglo XVIII la composición de la fraternidad había cambiado por completo. Los miembros dedicados a la construcción habían pasado a ser la minoría y los intelectuales habían asumido el control de la organización. Las logias de este tipo se convirtieron en un espacio de librepensamiento y especulación filosófica.

El 24 de junio de 1717, cuatro logias de Londres acordaron reunirse para formar la primera institución formal que regiría a la fraternidad en lo sucesivo: La Gran Logia Unida de Inglaterra. El primer texto constitucional, regulador de la masonería especulativa, fue el redactado por James Anderson y sus colaboradores, promulgado por la Gran Logia en 1723, e inspirado en diversos antiguos estatutos de las cofradías de los masones constructores tradicionales.

Por disparidad de criterios entre sus miembro, en 1751 se fundó en Londres una segunda gran logia: La Gran Logia de Antiguos, Libres y Aceptados Masones, idéntica a la primera pero con un ceremonial distinto para el grado de Maestro. Los partidarios de la nueva gran logia se hacían llamar antiguos porque decían representar fielmente los principios de la fraternidad original. Los partidarios de la primera institución fundada en 1717 pasaron a llamarse, irónicamente, los modernos.

Sin embargo, la rivalidad entre ambas terminó en 1813 con la reforma de la Gran Logia original, que pasó a llamarse Gran Logia Unida de Inglaterra de Masones Antiguos, Libres y Aceptados. En 1816 la Logia de Reconciliación presentó su propuesta final de liturgias y estándares completamente laicos.

 

De la antigüedad de la sociedad hablaría el que las citas del Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento sobre: 'Los arquitectos', pudiesen referirse a algunas personas relacionadas con este grupo iniciático. Más realistas, pero todavía en el ámbito de lo mítico o de lo pseudohistórico, diversos autores han atribuido este origen a los constructores de las pirámides en el antiguo Egipto, a los Collegia Fabrorum romanos, a la orden de los templarios, la de los Rosacruces o a los humanistas del Renacimaterra dio a estas corporaciones en el año 926, denominado Constituciones de York.

Este manuscrito se perdió en el siglo XV y fue reescrito de memoria por los que lo conocían. Por este motivo, su origen más plausible lo encontramos en la Carta o Estatutos de Bolonia, redactado en 1248, son el documento masónico original más antiguo que se conoce. Trata de aspectos jurídicos, administrativos y de usos y costumbres del gremio. Le siguen en antigüedad otros documentos, como el Poema Regius o Manuscrito Halliwell (1390), el Manuscrito Cooke (1410), el Manuscrito de Estrasburgo (1459), los Estatutos de Ratisbona (1459), los de Schaw (1598), el Manuscrito Iñigo Jones (1607), los de Absolion (1668) y el Sloane (1700). Todos estos manuscritos se refieren a la masonería «operativa» o gremial, de la que especifican sobre todo las reglas del «oficio», y los historiadores suelen referirse a ellas en un sentido genérico como «constituciones góticas».

 

 

A  L .·. G .·. D .·. G .·. A .·. D .·. U .·.

La Masonería Moderna

Masonería Especulativa

«La Masonería Moderna. El Gran Orient de Catalunya»

La masonería actual es una organización de carácter iniciático, filantrópico y filosófico. Tiene como objetivo la búsqueda de la verdad y fomentar el desarrollo intelectual y moral del ser humano.

Más allá de las diferentes interpretaciones que se dan sobre el alcance de elementos concretos del texto de las Constituciones de Anderson, hay que destacar el espíritu de no sectarismo, destacando su deseo de presentar a la masonería como un "centro de unión" entre todas las personas, cualesquiera que sean las razas, opiniones y creencias que los distingan.

El carácter especulativo de la masonería contemporánea se refiere precisamente al estudio y reflexión interior del masón, lo cual debe hacerse, simbólicamente hablando, mediante el labrado de nuestra piedra bruta, para edificar nuestro templo interior, y esto denota esa característica fundamental de nuestra institución actual.