A  L .·. G .·. D .·. G .·. A .·. D .·. U .·.

La Historia de la Masonería

Constructores Medievales, los antecedentes fundacionales de la Masonería

«La Francmasonería moderna procede de los gremios de constructores y albañiles medievales, denominados masones, que disponían de lugares de reunión y cobijo, denominados logias.»

La Francmasonería hoy se fundamenta en la realización de trabajos filosóficos, filantrópicos y de solidaridad humana. Su origen directo son las fraternidades de constructores de catedrales (canteros, albañiles, arquitectos ...) las ramificaciones de las que se extendían en la Edad Media por toda Europa Occidental.

Para traspasarse los secretos de su arte, estos constructores practicaban antiguos rituales cuyo origen no puede fijarse con exactitud, pero se puede afirmar que los Masones (paletas) han formado desde la antigüedad cofradías de oficios.

Para aprender la profesión y practicarla (hacerla operativa), los masones debían viajar de ciudad en ciudad, lo que les permitió finalmente liberarse de toda autoridad feudal, tanto civil como eclesiástica. Formaron así los "oficios francos", franquear de las cargas señoriales.

La influencia de estos "Francmasones" fue muy importante entre los siglos XII y XIV. Disminuyó a lo largo del siglo XV en el continente europeo, pero se mantuvo en Inglaterra, en Escocia y en Irlanda. 

En estos tres países tuvo lugar la evolución de la Masonería operativa en la Masonería simbólica o especulativa, que se hizo por etapas. A medida que desaparecían las grandes obras de construcción de catedrales, las Logías de Masones operativos iban integrando en su cofradía "Masones aceptados", personas de prestigio moral e intelectual que participaban en sus discusiones y las enriquecían con sus aportaciones. 

“A todos nos es dado el privilegio y la oportunidad de cooperar al renacimiento iniciático de la Masonería, para el cual están maduros los tiempos y los hombres: hagámoslo con aquel entusiasmo y fervor que, habiendo superado lastres simbólicas pruebas, no se deja vencer por las corrientes contrarias del mundo profano, ni arrastrar por el ímpetu de las pasiones, ni desanimar por la frialdad exterior, y que, llegando a tal estado de firmeza, madurará y dará óptimos frutos.
Pero, antes que todo, aprendamos. Aprendamos lo que es la Orden en su esencia, cuáles fueron sus verdaderos orígenes ...”

Aldo Lavagnini
Manual del Apr.·.Mas.·.

Los fundamentos de la Francmasonería moderna se sitúan en torno al 1600, en Escocia, donde se reunían Logías de canteros. 

En 1693 la guardia escocesa de Jaime II Estuardo, monarca exiliado en Francia, instala cerca de París la primera Logía de masones aceptados del continente europeo. A partir de entonces, las logías dichos "escocesas" esparcirán por el Reino de Francia y darán lugar, por evolución gradual a lo largo del siglo XVIII, en el Rito Escocés (que paradójicamente siempre fue desconocido en Escocia). 

En 1717, cuatro Logías de Londres se unieron para formar la primera federación de logías especulativas, que se llamó Gran Logía de Londres.

En 1723 el pastor Anderson redactó las Constituciones de los Francmasones, un documento con los principios por los que debía regirse esta Masonería especulativa. Reformas posteriores han modificado poco a poco las condiciones de ingreso al ritmo de la evolución de las mentalidades, en buena parte empujado por la propia acción de los Masones.

En 1773 se constituye el Gran Oriente de Francia por la federación de 400 logías del reino.

En 1789 comienza la Revolución Francesa con la reunión de los Estados Generales de Francia; los 655 diputados, 477 eran masones. Los Masones tuvieron una influencia determinante en la construcción intelectual de los fundamentos de la República con la incorporación de los tres principios democráticos de Libertad, Igualdad y Fraternidad (materializada, por ejemplo, en la proclamación de los Derechos del Hombre y del ciudadano). Sin embargo durante el periodo del Terror jacobino, el Gran Oriente de Francia se vio obligado a suspender sus actividades (1793).

En 1801 tiene lugar en Charleston (Carolina del Sur) la constitución del Supremo Consejo de los Estados Unidos de América, que se considera tradicionalmente como el establecimiento definitivo del Rito Escocés Antiguo y Aceptado (R.·.E.·.A.·.A.·.) y su sistema de 33 grados. En 1804 se creará en París el Supremo Consejo de Francia y luego se irán creando Supremos Consejos del R.·.E.·.A.·.A.·. los otros países de Europa y América.

A lo largo del siglo XIX, en efecto, la Francmasonería se extendió por todo el mundo y la influencia de los francmasones fue determinante. Es evidente que nuestros Hermanos contribuyeron a la adopción de leyes sociales, los sistemas de seguridad social, de las vacaciones pagadas, de la semana laboral de 40 horas, de la prohibición del trabajo de los niños, de la escuela laica obligatoria.

Hoy en día, la Gran Logía de Inglaterra y las obediencias de influencia inglesa continúan aplicando al pie de la letra aquellas originarias Constituciones de Anderson. Muchas otras Obediencias consideramos, sin embargo, que la tradición propia no ha sido ni debe ser nunca un obstáculo para la continua actualización de la Francmasonería, que permita a la Orden seguir respondiendo a los problemas y las demandas de la sociedad de cada momento.

Insistimos en que nadie sabe a ciencia cierta cuándo o dónde se inició la masonería. Lo que sí sabemos es que la historia de la masonería está íntimamente ligada a la historia de los constructores, arquitectos y albañiles de la antigüedad.

En la actualidad la Francmasonería se encuentra presente en casi todos los países de la Tierra y su lista de miembros abarca millones de personas que, día con día, se reúnen para ejercer su libertad de expresión, aprender, y recabar fondos para la institución filantrópica más grande del mundo.

 

Fuente: Gran Orient de Catalunya