A  L .·. G .·. D .·. G .·. A .·. D .·. U .·.

Haz que tu Logia prospere

«Los masones se agrupan en logias según sus afinidades naturales, de orden intelectual, social o profesional. Cada Logia tiene así su particular fisonomía y orientación, expresión colectiva de los ideales y tendencias individuales de los que la interpretan.»

Nadie sabe a ciencia cierta cuándo o dónde se inició la masonería

Lo que sí sabemos es que la historia de la masonería está íntimamente ligada a la historia de los constructores, arquitectos y albañiles de la antigüedad.

La Logia es un espacio cerrado donde trabajan los francmasones; concebido, por una parte, como representación del Universo y, por otro, como representación del Templo de Salomón, en Jerusalén, y por eso llamado también Temple, dado que la francmasonería fundamenta su trabajo espiritual, simbólico, en una ideal construcción del Templo de Salomón.

Cuando se abren los trabajos toda logia masónica convierte en el Templo de Salomón, ya no es la hora ni el lugar profanos, es mediodía y es Jerusalén; por ello la logia intenta reproducir en su materialidad diversos elementos del Templo de Salomón: la forma cuadrangular, la orientación oeste-este, con la entrada por el oeste, y sus partes esenciales.

Hay que señalar que la Logia es un Templo de Salomón cósmico que mide en todas sus dimensiones "infinitos codos, pies y pulgadas"; sus límites no son unas paredes, sino los cuatro puntos cardinales, y tiene por techo la bóveda del Cielo y por pavimento el centro de la Tierra; por tanto, todos los masones del mundo trabajan en una Logia única, que es el Universo. 

No olvidemos nunca que el Amor Fraternal es la base, la piedra angular, el cemento y la gloria de nuestra antigua fraternidad.

Que nuestros corazones se unan a la par que nuestras manos, que el Amor fraternal una todos los eslabones de esta cadena formada por nosotros libremente.

 

HAZ QUE TU LOGIA PROSPERE

1.- Asiste con regularidad a los trabajos. Si nada aprendes, mucho puedes enseñar y con tus luces los harás más interesantes.

2.- Paga puntualmente las cuotas ordinarias y extraordinarias. Evitarías que se te acumulen y contribuirías a que la logia cumpla con sus compromisos económicos.

3.- Desempeña diligentemente las comisiones que se te confieran, para que la logia no se perjudique con tu apatía.

4.- Concurre a los trabajos con el propósito de ayudar, disculpar o aconsejar fraternalmente a tus hermanos.

5.- Se discreto fuera del taller, amable y comunicativo dentro de él.

6.- No murmures; ayuda, no te quejes coopera en la obra común a realizar.

7.- Se tolerante con las ideas ajenas, ponderando en tus juicios y bondadoso en tus actos, para merecer ser respetado y querido.

8.- Si desempeñas algún cargo en la Logia ayuda con celo y fervor a tu Venerable Maestro. Si no tienes cargo alguno haz que tu actividad y constancia constituyan un ejemplo a seguir.

“La Masonería hace suyos los principios universales de Libertad, Igualdad y Fraternidad y se compromete en una escuela de perfeccionamiento ético al servicio de la humanidad, trabaja por la paz y la justicia, así como para el progreso moral, intelectual y material de la sociedad. 

La Masonería exige a todos sus miembros el respeto a las opiniones y creencias ajenas, evita toda discusión política o religiosa y practica la tolerancia, la fraternidad y la armonía entre los hombres.”

R.·. Logia Ma’at Nº 11

9.- Se generoso con el Saco de Beneficencia por que existen muchos dolores y miserias que aliviar.

10.- Estudia  nuestras Leyes, Liturgias y Reglamento Interior de la Logia para poder desempeñar con acierto cargo que tus hermanos confíen.

 

CAUSAS QUE PUEDEN MATAR A UNA LOGIA

- No asistir a los trabajos con regularidad, si se asistiere llegar demasiado tarde y salir antes que termine los trabajos.

- Ser oposicionista sistemático a todo, provocando discusiones inútiles que molesten a los hermanos y demostrar a cada paso un espíritu de contradicción.

- No aceptar cargos ni comisiones, ya que es mas fácil criticar a los que lo aceptan, que cumplir con ellos.

- No guardar en los trabajos la debida compostura y estar charlando, murmurando, utilizando el celular y llamando la atención de los Queridos Hermanos.

- Disgustarse porque no se da Comisión o Cargo, y si se le da, no cumplir con el, dando excusas infantiles.

- No dar su opinión sobre algún asunto, y murmurar fuera del taller, sobre las resoluciones que sobre el se haya formado, diciendo como debía haberse hecho.

- Rehusarse a todo trabajo, dejando este en manos de unos cuantos, para después decir que la Logia ..esta manejada por camarillas.

- No pagar puntualmente sus cuotas mensuales y querer que el tesorero siempre este a flote.

- Aspirar a todos los derechos y renunciar a todos los deberes. 

 

El deseo de desentrañar los misterios del simbolismo, en todo pensamiento filosófico, religioso o místico, ha hecho posible el surgimiento de diferentes escuelas del pensamiento esotérico; el hombre quiere develar los misterios que encierra el simbolismo, los signos o alegorías que se encuentran impresos en diversos escenarios naturales, como las ruinas y escrituras rupestres, que nos incitan a descubrir su contenido y su significación, más allá de lo profano y terrenal. 

Descubrimos que el simbolismo constituye una energía latente y viva, que cada día se va perfeccionando y desarrollando, pues no otra cosa significan las representaciones, a través de cosas de la naturaleza, aves, figuras geométricas, números, etcétera, que las escuelas filosóficas, religiones y hasta los partidos políticos adoptan para resumir en ellos sus pretensiones, su esquema de vida y de pensamiento, en el afán de alcanzar sus objetivos. 

La Masonería, como Institución Universal, forma una gran familia y, dentro de la misma, todos los Masones estamos imbuidos de un solo propósito y de una sola mística: ser cada día mejores. Pero ¿cómo lograr este objetivo sino es a través del estudio y conocimiento de todos los símbolos que ella nos enseña? 

El simbolismo constituye uno de los pilares de la Masonería, en el entendido de que siendo ella un sistema peculiar de vida, velado por alegorías e ilustrado por símbolos, éstos se expresan en un conjunto de valores que los Masones debemos conocer. No es posible alcanzar una plena realización masónica si no podemos alcanzar su comprensión, su dominio y su aplicación correcta en nuestra diaria práctica.